Comandos de linux para manipular ficheros ls cd pwd

La primera vez que nos enfrentamos con una consola de linux nos encontramos un poco abrumados por la cantidad de comandos y opciones que existen. Lo primero que tenemos que comprender es la estructura de una orden. Una orden se compone principalmente de tres partes:

Comando: Es el nombre del comando que queremos ejecutar (ejemplo: cd, ls, pwd, rm, rmdir,…)

Opciones: Son un conjunto de opciones que modifican el comportamiento del comando, pudiendo ampliarlo. Normalmente son descritos con un guión y una letra: “-l” pudiendo ponerse varias opciones de los siguientes modos: “-laS” o “-l -a -S“. A veces, también se utilizan palabras completas con dobles guiones del siguiente modo: “–create-home-dir“.

Argumentos: Son parámetros/variables necesarias puesto que es la información sobre la que se va a ejecutar el comando o es necesaria dicha información para poder ejecutarse el comando.

El nombre del comando es obligatorio para todo comando de linux, mientras que la lista de opciones y argumentos es opcional. No obstante, algunos comandos requieren de una serie de argumentos de modo obligatorio.

Estructura de un comando de linux

A continuación vamos a describir tres de los comandos iniciales y básicos que un usuario novel necesita para manipular ficheros utilizando una consola.

El primer comando que abordamos es pwd (Present Workspace Directory) el cual nos indica en qué directorio de trabajo se encuentra localizado el usuario. Normalmente cuando se abre un terminal, el usuario se localiza en su directorio de trabajo home (/home/nombreUsuario) pero en el momento que comenzamos a desplazarnos entre la estructura jerárquica y varias terminales puede suceder que no recordemos en qué directorio de trabajo nos encontramos. Ahí es donde surge la utilidad del comando pwd puesto que sin la necesidad de ningún argumento u opción nos indicará en qué directorio de trabajo nos encontramos.

Uso del comando pwd

En el primer momento que se ejecuta la orden pwd, se muestra que el directorio actual de trabajo es el home del usuario “/home/InviernoCalido” posteriormente se cambia el directorio de trabajo a /sbin/ haciendo uso del comando cd (comando que se describe a continuación). Posteriormente se vuelve a ejecutar la orden pwd y se puede ver como el directorio de trabajo actual es /sbin.

El comando cd (change directory) recibe como argumento el directorio al cual se desea cambiar como directorio de trabajo. La estructura de este comando sería la siguiente:cd [ruta de directorio a cambiar]

Ejemplos de uso del comando cd

En primer lugar el comando cd puede recibir como argumento tanto las rutas relativas como las rutas absolutas del directorio al cual se quiere cambiar. Las rutas absolutas son aquellas que describen completamente el nuevo directorio desde el primer nivel “/” recorriendo por completo el árbol del directorio al cual se quiere desplazar. En el primer caso, se muestra el cambio al directorio /home/InviernoCalido utilizando la ruta absoluta.

Por otro lado, si observa el último ejemplo “cd ../../../sbin” se está utilizando una ruta relativa para indicar cual es el nuevo directorio de trabajo. Las rutas relativas se construyen a partir del directorio de trabajo en el cual se encuentra el usuario. Utilizando dos meta-directorios especiales como son el “.” y “..“. En los cuales el directorio “.” indica el directorio actual en el cual se encuentra el usuario. Es decir, “cd .” nos desplazaría o cambiaría al directorio actual (no habría cambio) mientras que el comando “cd ./.mozilla” cambiaría el directorio de trabajo a al directorio .mozilla que se encuentra en el directorio actual de trabajo, el cual es /home/InviernoCalido” así que sería equivalente que escribir “/home/InviernoCalido/.mozilla“.

Es importante diferenciar entre rutas relativas y absolutas puesto que las rutas relativas nos permiten abstraernos de la estructura de directorios y poder mover nuestras aplicaciones/scripts de diferentes espacios de trabajo sin problemas de rutas.

Si continuamos con los ejemplos que se muestran se puede ver que se ha escrito el comando cd sin ningún argumento. Esto es posible porque el argumento por defecto es el directorio home del usuario que ejecuta el comando sin argumentos. Es decir, si el usuario “InviernoCalido” ejecuta el comando “cd” sin ningún argumento el directorio de trabajo se cambiará al directorio home de dicho usuario que normalmente es “/home/InviernoCalido“.

De igual modo, si el usuario que se encuentra conectado al sistema es luis al ejecutar el comando sin argumento cambiará el directorio a “/home/luis“.
Finalmente, también se ha utilizado un símbolo que se consigue escribir pulsando “Alt Gr + 4” y corresponde a ~. Este símbolo es un alias del directorio home del usuario que se encuentra conectado. Si es el usuario InviernoCalido, el símbolo “~” equivale a escribir “/home/InviernoCalido” así que si queremos cambiar el directorio de trabajo por “/home/InviernoCalido/Escritorio” se puede escribir de dos formas:

cd ~/Escritorio

cd /home/InviernoCalido/Escritorio

El comando ls (list directory contents) permite visualizar el contenido de los directorios. Este comando tiene la siguiente sintaxis de funcionamiento:ls [Opciones] [Ficheros]

Este comando permite ser ejecutado sin ninguna opción ni parámetro. En dicho caso, el argumento por defecto será el directorio de trabajo actual. Este comando permite conocer el contenido de los directorios. Además, permite conocer los permisos, propietarios y grupos a los que corresponde cada uno de los ficheros.

Comando ls sin opciones ni argumentos

En el caso de que se quiera conocer el contenido de un directorio en concreto se puede escribir como argumento dicho directorio.

Comando ls con un parámetro de ruta relativa

En el momento que queramos ir agregando diferentes opciones existen multitud, quizás las más utilizadas son las opciones -l y -a. No obstante, es importante conocer el funcionamiento del comando man el cual nos va a permitir conocer todas las opciones que existen en cada uno de los comandos. Puesto que sería imposible poder recordar todas las opciones de todos los comandos. Puedo adelantar que pocos administradores (y sería inútil) se han estudiado de memoria el comportamiento de los diferentes comandos. Diferente es, que al cabo de utilizar determinados comandos muchos veces acabas aprendiéndolos.

Las opción -l permite visualizar los ficheros en un formato extendido, y la opción -a permite visualizar todos los ficheros (incluyendo a los ficheros ocultos). En Linux, los ficheros que comienza por punto “.” son ficheros ocultos. De tal modo que un fichero denominado “.oculto” no será mostrado a menos que se especifique poder visualizar los ficheros ocultos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *